28/09/2016

La pobreza es del 32,2% de la población urbana

Tras nueve años del largo proceso de degradación estadística, que incluyó seis años de subestimación de la pobreza y tres sin publicaciones oficiales en esta materia, el INDEC volvió a presentar datos sobre incidencia de la pobreza e indigencia.

La metodología oficial de medición de la incidencia de la pobreza e indigencia que se utiliza en la Argentina es la basada en la Línea de Pobreza. Esta se conforma por el valor monetario de un conjunto de bienes y servicios que se considera como el consumo esencial de una persona. Cuando los ingresos del hogar no superan el valor monetario de la Línea de Pobreza se considera que ese hogar es pobre. El primer paso, que es calcular el valor monetario de la Canasta Básica de Alimentos y de la Canasta Básica Total, ya se realizó la semana pasada y marcó el fin del proceso de subestimación y apagón estadístico en materia de incidencia de la pobreza e indigencia.

En el segundo semestre de 2006 (último dato oficial no manipulado) la Línea de Pobreza para una familia tipo equivalía a $9.260 a precios actuales y se estimaba que el 26,9% de personas (y el 19,2% de los hogares) tenían ingresos familiares por debajo de ese monto, para el total de aglomerados urbanos del país. Para Gran Córdoba, la pobreza alcanzaba al 25,3% de las personas, y al 16,8% de los hogares. Por su parte, la incidencia de la indigencia fue del 8,7% de personas y 6,3% de hogares en aglomerados urbanos del país, mientras que para  Gran Córdoba alcanzaba al 8,2% de personas y 5,4% de hogares.

La pobreza y la indigencia en el segundo semestre de 2016 alcanza a:

·         8.772.000 de las personas (32,2%) y 2.022.000 de hogares (23,1%) en los aglomerados urbanos en el país son pobres.

·         1.705.000 de las personas  (6,3%) y 425.000 de hogares (4,8%) en los aglomerados urbanos son indigentes.

·         1.925.000 de las personas (32,6%) y 467.000 de los hogares (22,7%) de la Región Pampeana (incluye los aglomerados Gran Córdoba y Río Cuarto) son pobres.

·         453.000 de las personas (7,7%) y 110.000 (5,3%) de los hogares de la región pampeana son indigentes.

·         En las regiones más rezagadas, NEA y NOA, la pobreza alcanza al 40,1% y 35,8% de las personas, y al 29,9% y 26,5% de los hogares respectivamente.

Estos valores constituyen el punto de partida de la situación actual del país, en general, y del Gran Córdoba, en particular, de cara al objetivo de “pobreza cero”. En este sentido, se destaca la estrecha relación entre pobreza e informalidad laboral, ya que quienes no consiguen un empleo formal tienen altas probabilidades de no generar ingresos suficientes para cubrir sus necesidades básicas y tienen débil capacidad de defensa frente al crecimiento de precios.

Por ello, resulta prioritario continuar con la reducción de la inflación, multiplicar empresas, elevar la calidad educativa y su pertinencia con el mundo del trabajo y modernizar las instituciones laborales, en lugar de centrar la discusión en el impuesto a las ganancias o en la reapertura de las paritarias, que alcanzan solamente a los trabajadores formales.

Desarrollado por dotPlan